domingo, 21 de marzo de 2010

Te Perdono

Te perdono tus errores
por que yo también cometí algunos
es de humano hacerlo;
te perdono la felicidad fingida,
el tacto de reírte
al estar a mi lado;
te perdono el haberme querido,
por que los sentimientos son fugaces
y confusos;
te perdono la cólera experimentada hacia mí
fue cuestión de momentos;
te perdono al decirme que no valgo nada
por que no sabes de valor alguno
sobre esta vida;
te perdono el tiempo pasado contigo,
por que la experiencia a uno
nadie se lo quita;
te perdono tu pasado
aquel que recordabas constantemente
nadie puede librarse de ellos,
te perdono tu presente
por que nadie nació con perfección alguna;
te perdono tu nueva ilusión,
el nuevo amor
que lo paseaste en mí delante,
los golpes pasan, las heridas se cierran;
te perdono todo lo que pueda,
por que es de humano,
nos hace personas capaces
de superar las pruebas duras de la vida;
lo que si no te perdono,
que me hayas dejado
cuando más te necesitaba…

jueves, 18 de marzo de 2010

Poema de un vago

El día empieza
la luz elimina mis ojos cansados
mis pies aún no consiguen descender del sueño
miro mi almohada
me pide que la abrace profundamente
hasta que se quede dormida
y tranquila
para esperarme en la noche
Me siento al pie de mi cama
retraído
solitario
abandonado
postrado como si a la muerte esperada
maldigo el día
la vida
la existencia
maldigo tu nombre siete veces
Me levanto como si alguien me empujara
de mis profundos sueños
mi cuerpo anda pero mi alma sigue ahi en el lecho
arrastrando la pesadez del día anterior y de los otros días
y me hago la idea del peso que se me viene
Me lavo con una serenidad apagada
lenta
quitándome el sabor del día anterior
Me visto con mis harapos viejos
sucios
maltratados
uno se viste de la misma forma que su corazón
En las mañanas me la paso meditando
un errante pensador por las calles
pateando latas vacías de sueños
de anhelos interrumpidos
arrebatados
asaltados
me echo en la misma pradera de siempre
donde mis suspiros
se confundían con el viento primaveral
mis manos trabajaban la tierra
la araban cuidadosamente
y la mantenían verdes
pomposas
colosal
apacible
ahí el amor vivía
y descansaba solemnemente
respiraba el olor de las rosas
se alimentaba con las frutas de los árboles
Pero ahora todo es un desierto árido
seco
triste
gris
ya mis suspiros se agotaron
no crecen ni una flor
ni un árbol
la pereza me gano
ya no trabajo la tierra
y el amor se murió
por no tener con que alimentarse.
En las tardes me la pasaba construyendo
caminos floreados
pistas interminables
veredas de deseos escondidos
levantaba paredes secreta
casas
edificios
un ciudad entera
de sueños
de anhelos
de un futuro reconstruido
pero todo se vino abajo
se derrumbaron
un movimiento tenaz
lo destruyo
como si la tierra fuera dueña
de lo construido
Ahora me la paso vagando
recordando
mirando a lo lejos
a la distancia
a la nada
o me la paso durmiendo en la angustia
hasta que la noche cae en mis brazos
Y en las noches
recorro el mundo entero
a mis anchas
a mis ganas
con mis ilusiones
me paro en una esquina
solitario
huraño
prendo un cigarro
y lo fumo por completo
¿no sé si yo lo consumo a él
o él me consume a mí?
pero me da igual
lo termino antes que él me acabe
entro al bar
escucho músicas aniquilantes
cumbia
chicha
como para quitarse la vida
me encuentro una vez más con la soledad
nos pedimos un ron para calentar la noche
conversamos
recordando momentos buenos y malos
hasta que la pena
la tristeza
la melancolía de estar vivos
pero solos
nos invade
ebrios ya
la nostalgia nos alcanza una botella de pisco
como para bajarla
y la acabamos hasta que llegamos hablar
incoherencias
palabras a medias
frases inconclusas
barbaridades
lisuras
groserías
salimos de ahí tambaleando
de un lado otro
hasta llegar a mi refugio
despierto a mi almohada
confidente de mis sueños
mis deseos
de mi vida
la abrazo profundamente
y con los ojos sollozos
bendigo tu nombre
y me quedo dormido
esperando el nuevo día
y hacer lo mismo…

Arrastrando recuerdos

Pesa el olvido
Como una pluma
Flotando sin rumbo
En el viento huracanado…

Arrastrando los recuerdos
Como una cadena dócil
Amarrada en los pies
Con una esfera melancólica
Fatigado de andar
Por el sendero solitario
Con la luz de la nostalgia
Iluminando los pasos
En este camino
Cargando el peso del olvido
En los hombros
Con el dolor de las piernas
Heridas por sentimientos
Se te agotan las fuerzas
Huyen de ti las esperanzas
Como aves asustadas
El aire se ahoga en tu pecho
Se confunde con tu respiración
Agitada y desesperada
Moribundo ser
Que subsiste sobre esta tierra
Que se derrumba del cansancio
Avanza de rodillas
Despacio
Se ve una luz al final
¿Será la muerte acaso
O el empezar de una vida nueva?
Pero continúas avanzando lento
Arrastrando los recuerdos
Cargando al Olvido…

Fiebre de Sábado por la noche

Una vez, la soledad y yo nos dimos una buena perdida.
Habíamos salido un sábado como cualquiera por la noche.
Ambos habíamos acordado de beber hasta la amanecida
y de ambular por las calles mareados sin ningún reproche.

Sentados en el bar empezamos con algunos tragos cortos,
hasta que después de varias copas toco el tema de tu partida,
que al recordar tu nombre y tu rostro me quede absorto
por creer que te había olvidado y que te saque de mi vida.

Le conté lo que había sucedido hasta el adiós y el último beso,
de tu fragancia, de tu mirada triste y de tu cálido abrazo,
le dije que eso era lo que tanto anhelaba un abrazo tan inmenso
que me haga sentir seguro, pero ya no resolvía nuestro caso.

Seguimos tomando y arrancamos con los fuertes tequilas.
Un vaso tras otro vaso, más lleno que el anterior.
Brindamos, y brindemos, por que la vida es tan sencilla
y así de sencillo, con el alcohol, podemos olvidar a un amor.

Estaba tan alcoholizado que creo que en mis venas
ya no tenía ni una gota de sangre: sólo alcohol.
Seguía tomando, me ahogaba en mi cruel pena
de sentirme tan solo y no consolar a mí pobre corazón.

La mente se me hizo nada, los ojos se me nublaron,
un desmayo combinado con el pesado agotamiento
paralizo mi sufrida alma y al piso me tumbaron
junto a mi caían toda mi tristeza y mi sufrimiento.

Medio inconsciente, me desperté echado en una calida cama,
era la de un hospital, me dijeron que la vida me la quise arrancar.
Mire a mi alrededor buscaba a la soledad, pero solo sentía a mi alma.
Y me puse a recordar que yo de LOCO, solo me puse a tomar

Tocando Fondo

Tengo ganas de salir corriendo
de buscar una sonrisa tuya
una caricia fingida y forzada
sentir el aroma de primavera pura
que se impregnaba en tu piel.
Quiero besar unos labios
sentir el pacto mudo y silencioso
de dos labios encendidos
por la fuerza del fuego del Amar,
besarte y sentir tu amor de nuevo.
Pero cada segundo que pasa
veo que te estas alejando
y me nacen unas ganas de recuperarte
pero mi orgullo y el tuyo
han destruido el piso floreado
que había entre nosotros
los sueños vagabundos
que volaban por la nubes grises de nuestras vidas
Voy tocando el fondo de mi alma
y llegue hasta lo más profundo de mis sentimientos
me di cuenta que te amaba y que no te amaba
entendí que el sendero de la vida
hay dos caminos que se nos cruza
como dos ríos que te pueden llevar
al océano de la pasión
como dos alas que te llevan ciegamente
a la montaña del amor
por eso te amaba en silencio
para empezar a construir un mundo nuevo
para recomenzar una nueva vida
por no perderte para siempre
por eso no te amaba todavía.
Ahora, una lágrima quiere brotar
desde un rincón vació y herido de mi corazón
quiero estallar en llanto
quiero llorar
pero no se si de dolor o satisfacción
no se si de tristeza o de alegría
sólo siento que en mi alma
una voz yace permanente ahí
que te quiere gritar.
Voy tocando fondo
eso es lo que digo
toco el fondo de mi vida y la tuya
llego a lo más profundo de mi ser
de mi ego tan elevado
y te dejo partir por tu felicidad
si tu dicha no estaba a mi lado
que otro corazón te entregue
lo mismo que te estaba ofreciendo.
Me voy
yo te dejo
que mis lágrimas
se acople al océano de la nostalgia
que un recuerdo tuyo
se quede en mis manos como un globo
para soltarlo y que se eleve a lo mas alto
donde están las estrellas,
para no alcanzarlo nunca...

jueves, 12 de noviembre de 2009

Te extraño

hay algo raro que pertuba mi ser
hay una luz que deja ciega mi alma
hay un vacio que no se quiere llenar

Desde que no estás en mi hay un inmenso vacio
El universo entero es una manzana a su costado
El océano es una gota que cae por la faltas de tus besos

La caricia del viento es como un golpe huracanado
al no sentir tus manos al no sentir tus abrazos

tu aroma de primavera impregnada en tu piel
se pierden con los perfumes de la soledad...

lunes, 9 de noviembre de 2009

Te necesito

Te necesito
como si en tus manos tuvieses
la fuerza necesaria pra levantarme,
agarrar de mi mano y caminar conmigo
por un camino desierto y desdichado.

Te necesito
como si la fuerza de tu aliento
es al voz que le falta a mi ser.

Te necesito
por que en las noches de mi soledad
y mi silencio
son invadidos por una agonia de no tenerte
de no sentir tus abrazos.